BÁSICOS

Lo que nunca puede faltar

Por Camila Galfione

En un guardarropas, nunca pueden faltar los básicos y los clásicos. A veces nos seducen prendas más llamativas, que luego encontramos imposibles de combinar porque nos damos cuenta de que nos faltan las prendas más simples. La gran ventaja de los básicos es que nunca pasan de moda, combinan con todo y, si son de excelente calidad, nos pueden acompañar toda la vida.

A continuación, les presentamos nuestra lista de clásicos, para que puedan verificar si tienen en sus guardarropas lo indispensable.

Pantalones negros y blancos. Si son rectos, de tiro medio y de buena calidad ¡mejor!

Pantalones en colores neutros. Estos son ideales para el día y combinan con todo.

Mínimo dos jeans: uno más oscuro, recto y arreglado y otro más claro, suelto y casual. Si son en colores plenos, estilizan más.

Una falda línea A en colores neutros, largo Chanel. Este es un básico para mayores de treinta, pero para las más jóvenes, una un tanto más corta de jean o abotonada en el centro, puede ser una buena aliada para el verano.

La famosa camisa blanca. ¡Cuidado! No a todas nos va bien el color blanco a la cara. Si sentís que este color no te favorece, podés optar por una camisa en blanco sucio o crudo o, por usar un pañuelo en el cuello de algún color más favorecedor. Es esencial que esta prenda sea de excelente calidad, dado que en los colores claros, las imperfecciones se notan más.

T-shirt blanca, negra y neutra. Estas nunca están de más.

Sacos. Uno oscuro para la noche, si tiene algo de brillo o alguna textura diferente, como la aterciopelada, mejor. Uno para el día y varios para ir a trabajar.

Tapados. Estos deben ser de excelente calidad, porque son prendas que pueden llegar a durar varios años, por eso, si son de colores neutros para combinarlos con todo, mejor. A la hora de comprarnos uno, debemos recordar que es una prenda de invierno y que, por lo general, nos ponemos otras capas de ropa debajo.

Trench de gabardina beige. Un clásico infaltable que podemos usar en cualquier momento del año.

The Little Black Dress. A muchas, cuando nos invitan a un casamiento, nos gusta ir a comprarnos algo nuevo y tal vez llamativo. Pero, es mejor esperar un tiempo antes de repetir esa prenda atractiva. Por eso, para cuando nos invitan de un día para el otro a un cocktail o a un casamiento y ,no tenemos tiempo de comprar algo nuevo, debemos tener el clásico vestidito negro que, cambiando los accesorios y el abrigo, podemos repetir todas las veces que queramos.

Calzado en color neutro. La calidad de los zapatos definen la calidad de todo lo demás que llevemos puesto. El de color neutro, debe ser nuestro comodín, dado que combina con todo. El calzado negro, es mejor reservarlo sólo para los pantalones negros.

Tacos de noche. Un clásico stiletto negro nunca falla. Ideal tener un par para combinar con el vestidito negro.

Carteras. Una para el trabajo, una para el día a día, una para el fin de semana y otra para la noche. Estas deben ser de excelente calidad. Los colores neutros, nunca fallan, pero, si no sos de usar mucho color al vestir, es mejor optar por una cartera roja, bordó, violeta o verde oliva que son colores fáciles de llevar y le darán más onda a tus looks.

Fotos 1 y 2: Pantalón, remera, saco y championes, Lemon.

Fotos 3 y 4: Pantalón, championes, polera, Lemon.

Foto 6 y 7: Jean y camisa, Levi´s/Foto 8: Remera rayas, Lemon. 

Junio, 2017.