CANDICE SWANEPOEL

La cara de Dahlia Divin / Givenchy

Eres el nuevo rostro de Dahlia Divin Le Nectar. ¿Qué significa esto para ti?

Es un verdadero honor representar a una marca tan emblemática como Givenchy, y en particular, la fragancia intemporal Dahlia Divin.

 ¿Cuál es tu relación con Givenchy?

Trabajo con la marca desde hace ya algunos años, y las sesiones fotográficas son cada vez más interesantes. Las campañas, como los desfiles, siempre reflejan perfectamente la pasión y la visión única de Riccardo Tisci. A menudo llevo creaciones de Givenchy, tanto ropa como perfumes, porque me hacen sentir fuerte.

¿Cómo describirías a Dahlia Divin Le Nectar? ¿Qué te evoca la fragancia?

El perfume Dahlia Divin encarna a la diosa de los tiempos modernos. A la vez femenino y lujoso, exhala algunos de mis aromas preferidos como el jazmín y la vainilla, y eso lo hace absolutamente único.

¿Cuál es tu mejor recuerdo relacionado con un perfume?

Me encantaba mirar a mi madre cuando se preparaba para salir de noche. Se maquillaba y luego se ponía perfume, dejando su aroma en toda la casa.

¿Con qué frecuencia llevas perfume y en qué ocasiones?

Todos los días, pero cambio de perfume según mi estilo y mi estado de ánimo. Pienso que el perfume permite destacar un look, una actitud.

¿Cómo describirías el ambiente del rodaje y tu trabajo con Peter Lindbergh y Gordon von Steiner para la campaña? ¿Puedes contarnos un poco más sobre este trabajo conjunto?

A partir del momento en que Givenchy me habló de la dirección artística y del espíritu del rodaje, supe que iba a vivir una experiencia formidable y que era el rol ideal para mí. Dahlia Divin encarna la feminidad y la fuerza interior, la serenidad que poseen todas las mujeres. Somos todas diosas y, realmente, tengo la sensación de que el corto y la campaña lograron capturar a la diosa que duerme en . Durante el rodaje, el ambiente era casi mágico ya que estábamos rodeados de un paisaje increíble, en medio del desierto de Abu Dabi. Con ese entorno, impregnarme de mi personaje no me resultó nada difícil.

La idea de trabajar con Peter Lindbergh me ponía impaciente y nerviosa a la vez, pero esos dos días junto a él fueron realmente maravillosos. Me hacía sentir bella y única, en seguida me sentí cómoda. También me encantó trabajar con Gordon von Steiner. Me gusta mucho su trabajo, sabe cómo contar una historia con una visión y una imaginación fuera de lo común. Juntos, le dimos vida al desierto. Este rodaje es, sin lugar a dudas, uno de los más inolvidables de mi carrera.

¿Puedes hablarnos del estupendo vestido especialmente creado por Riccardo Tisci?

El vestido era la perfección hecha realidad. Me transformó instantáneamente. Reflejaba toda la excelencia de la alta costura de Givenchy, era un modelo de seda salpicado de cientos de cristales y realzado por un magnífico detalle de puntas sobre el busto, que le daba un aspecto femenino y grandioso a la vez. Según oí, el vestido llevó más de 350 horas de trabajo. Me siento honrada de haber podido lucir una prenda tan única.

¿Cuál es tu visión de la mujer Givenchy?

La mujer Givenchy es una diosa de los tiempos modernos, fuerte y misteriosa a la vez.

¿Cuál es tu ritual de belleza? ¿Tu rutina preferida?

Mi rutina consiste en limpiar y tonificar mi rostro antes de aplicar un sérum y un tratamiento hidratante. Trato de no maquillarme cuando no lo necesito, así dejo respirar la piel. También me preparo smoothies de belleza para nutrir la piel desde el interior.

Mayo, 2017.